¿Qué son los TEA?

Los trastornos del espectro del autismo son un conjunto de alteraciones del desarrollo neurológico, que dan lugar a dificultades en la sociabilidad (comunicación y la interacción social) y en la flexibilidad cognitiva y conductual. Estas dificultades pueden abarcar un continuo o espectro que va desde la incapacidad de comunicación y relación social a otras mucho más leves y sutiles, con una alta variabilidad entre sujetos. En cualquier caso, estas características tienen una naturaleza crónica y acompañarán a la persona a lo largo de toda su vida, impactando en su calidad de vida y en la de quienes les rodean, por lo que requieren de un abordaje e intervención lo más temprano e integral posible.

Puedes consultar los criterios diagnósticos para los TEA y los niveles de severidad según el DSM-5 pinchando aquí.

Fases del desarrollo evolutivo infantil

A pesar de que los padres y cuidadores habitualmente sospechan que algo no va bien en el desarrollo de sus hijos alrededor de los 18 meses de edad, el diagnóstico y la intervención se demoran mucho más tiempo. Uno de los motivos es la falta de conocimiento de las características e hitos en el desarrollo evolutivo normal del bebé,  tanto por padres como por profesionales, siendo este el primer paso para la detección de problemas.

Puede comprobar si su hijo/a presenta factores indicativos de este trastorno para un correcto y temprano diagnóstico mediante la aplicación dxTEA, la cual podrá descargar en su teléfono y le guiará a través de unos sencillos pasos:

dxTEA
dxTEA

dxTEA es una app creada para la detección precoz de los trastornos del espectro del autismo (TEA), incluído el síndrome de Asperger, para tablets y dispositivos móviles.

dxTEA es una herramienta de screening o cribado, de sencillo manejo, con la que cualquier madre o padre podrá responder a una serie de items y obtener una puntuación indicativa del riesgo de autismo en su hijo o hija.

dxTEA tiene también un perfil para profesionales, con el que los profesionales de la psicología, medicina o educación pueden a su vez responder a una serie de ítems conocer si un determinado paciente o alumno supera los niveles de alarma para el autismo.

A continuación se presentan los hitos evolutivos más importantes (en relación al diagnóstico precoz de los TEA) en el bebé de 0 a 36 meses con un desarrollo evolutivo dentro de la normalidad:

0/3 meses

  • Recién nacido puede sonreír pero solo como reflejo o en sueños
  • Al mes fija la mirada por periodos breves y sobre los dos meses poco a poco sigue cosas con la mirada
  • Preferencia general por las personas, aunque aún de forma indiferenciada
  • Aparición de la sonrisa social a partir del mes y medio de edad
  • Vocalización en respuesta a sonidos y carantoñas

3/6 meses

  • Se enfadan y lloran con facilidad
  • Prefiere a una persona que a un objeto, distingue a su madre de otras personas y llora cuando se le deja solo
  • entre el cuarto y séptimo mes comienzan a asociar significado emocional a las distintas expresiones faciales y distinguen las caras de tristeza y enfado
  • Sonríe y balbucea a las personas para llamar su atención. Manifiesta contento con gorjeos y llora para expresar hambre, dolor, o incomodidad
  • Sobre los 6 meses se gira cuando le llaman
  • Es sensible a la voz humana y busca a la persona que habla
  • Entre los 4 y 6 mees descubre objetos que están parcialmente escondidos
  • Responden ante ruidos fuertes

6/9 meses

  • Muestra preferencia clara por padres y conocidos y surge el miedo a los extraños
  • Fuerza la interacción social para ser incluido, chilla para llamar la atención
  • Comienzan a ser sensibles a los demás, se contagian del llanto de otros bebés
  • Pueden imitar gestos y ademanes sencillos
  • Ya han tenido que aparecer las reacciones emocionales básicas: alegría, tristeza, miedo, sorpresa, enfado, incluso vergüenza.

9/12 meses

  • Muestran comportamientos de empatía. Surge ahora la emoción de culpabilidad
  • Entiende cuando se le dice no
  • Busca compañía y atención activamente y se interesa por lo que hacen los adultos
  • Imita gestos y sonidos sociales
  • Muestra miedo a lugares extraños
  • Da muestras de apego y cariño
  • Expresan todo el abanico de emociones básicas
  • A partir de los 9 meses es capaz de anticipar eventos, por ejemplo, si ve que la madre se pone el abrigo alza los brazos para que le cojan para salir, o se da cuenta de ello cuando le calzan.
  • Sobre los 10/11 meses puede meter un objeto en una caja imitando a un adulto
  • Primeras palabras
  • Explora activamente el ambiente
  • Observa el recorrido de las cosas al caer

12/24 meses

  • Al final del primera año el niño tiene atención conjunta
  • Se inicia el proceso de imitación de las emociones básicas de alegría sorpresa tristeza y miedo
  • De 12/18 meses aparecen primero los protoimperativos (gestos con finalidad de petición de objetos o ayuda, que los niños realizan todavía sin medios lingüísticos, por ejemplo, el niño señala el biberón para que su madre se lo dé).
  • Antes de los 18 meses el niño tiene establecida la conducta de señalar y seguir con la mirada la dirección que indica un adulto
  • Tras los protoimperativos surgen los protodeclarativos (gestos para compartir la atención del adulto sobre algo, por ejemplo, el niño señala un pájaro que vuela para que su madre se fije y comente algo)
  • Inicio del juego en solitario
  • Muestras evidentes de cariño hacia padres y familiares
  • Conocen su propio nombre y se reconocen a sí mismos en fotos y espejos
  • Van surgiendo las emociones secundarias: envidia, vergüenza, orgullo, celos
  • Sobre los 18 meses sigue ordenes encadenadas, por ejemplo “coge el osito y ponlo a dormir”
  • Imita lo que ve hacer y finge que los objetos son otras cosas
  • Sobre los dos años el niño dramatiza, abraza a sus peluches, los acuna
  • Conoce y señala las partes de su cuerpo que se le piden
  • Aparecen las primeras frases

24/36 meses

  • Encuentra cosas que se le piden
  • Puede dibujar una línea imitando al adulto
  • Nombra la acción que muestran las ilustraciones
  • Sabe si es niño o niña
  • Imita cosas que ve en la tele
  • Puede contar hasta 3 o 4 objetos
  • Su curiosidad aumenta, indaga, explora, experimenta y pregunta ¿por qué?
  • Pronuncia frases completas
  • Puede lavarse solo las manos
  • Quiere comer solito
  • Comprende y sigue instrucciones sencillas
  • Busca a otros niños para jugar
  • Comienza el control de esfínteres y si se manchan están incómodos y paran de jugar
  • Puede ir en triciclo, sube y baja escaleras, trepa y corre fácilmente

299.00 Trastorno Autista. Criterios (se deben cumplir el A, B, C y D):

A. Déficits persistentes en la comunicación y en la interacción social en diversos contextos, no atribuibles a un retraso general del desarrollo, manifestando simultáneamente los tres déficits siguientes:

  1. Déficits en la reciprocidad social y emocional; que pueden abarcar desde un acercamiento social anormal y una incapacidad para mantener la alternancia en una conversación, pasando por la reducción de intereses, emociones y afectos compartidos, hasta la ausencia total de iniciativa en la interacción social.
  2. Déficits en las conductas de comunicación no verbal que se usan en la comunicación social; que pueden abarcar desde una comunicación poco integrada, tanto verbal como no verbal, pasando por anormalidades en el contacto visual y en el lenguaje corporal, o déficits en la comprensión y uso de la comunicación no verbal, hasta la falta total de expresiones o gestos faciales.
  3. Déficits en el desarrollo y mantenimiento de relaciones adecuadas al nivel de desarrollo (más allá de las establecidas con los cuidadores); que pueden abarcar desde dificultades para mantener un comportamiento apropiado a los diferentes contextos sociales, pasando por las dificultades para compartir juegos imaginativos, hasta la aparente ausencia de interés en las otras personas.

B. Patrones de comportamiento, intereses o actividades restringidas y repetitivas que se manifiestan al menos en dos de los siguientes puntos:

  1. Habla, movimientos o manipulación de objetos estereotipada o repetitiva (estereotipias motoras simples, ecolalia, manipulación repetitiva de objetos o frases idiosincráticas).
  2. Excesiva fijación con las rutinas, los patrones ritualizados de conducta verbal y no verbal, o excesiva resistencia al cambio (como rituales motores, insistencia en seguir la misma ruta o tomar la misma comida, preguntas repetitivas o extrema incomodidad motivada por pequeños cambios).
  3. Intereses altamente restrictivos y fijos de intensidad desmesurada (como una fuerte vinculación o preocupación por objetos inusuales y por intereses excesivamente circunscritos y perseverantes).
  4. Hiper o hipo reactividad a los estímulos sensoriales o inusual interés en aspectos sensoriales del entorno (como aparente indiferencia al dolor/calor/ frío, respuesta adversa a sonidos o texturas específicas, sentido del olfato o del tacto exacerbado, fascinación por las luces o los objetos que ruedan).

C. Los síntomas deben estar presentes en la primera infancia (pero pueden no llegar a manifiestarse plenamente hasta que las demandas sociales exceden las limitadas capacidades).

D. La conjunción de síntomas limita el funcionamiento cotidiano.

 

 

Niveles de severidad para el TEA según el DSM-5 Comunicación social Intereses restringidos y conductas repetitivas
Nivel 3
Requiere soporte muy substancial
Severos déficits en habilidades de comunicación social verbal y no verbal causan severas discapacidades de funcionamiento; muy limitada iniciación de interacciones sociales y mínima respuesta a las aproximaciones sociales de otros. Preocupaciones, rituales fijos y/o conductas repetitivas interfieren marcadamente con el funcionamiento en todas las esferas. Marcado malestar cuando los rituales o rutinas son interrumpidos; resulta muy difícil apartarlo de un interés fijo o retorna al mismo rápidamente.
Nivel 2
Requiere soporte substancial
Marcados déficits en habilidades de comunicación social verbal y no verbal; aparentes discapacidades sociales incluso recibiendo apoyo; limitada iniciación de interacciones sociales y reducida o anormal respuesta a las aproximaciones sociales de otros. Rituales y conductas repetitivas y/o preocupaciones o intereses fijos aparecen con suficiente frecuencia como para ser obvios al observador casual e interfieren con el funcionamiento en variados contextos. Se evidencia malestar o frustración cuando se interrumpen rituales y conductas repetitivas; dificultad a apartarlo de un interés fijo.
Nivel 1
Requiere soporte
Sin recibir apoyo, déficits en comunicación social causan discapacidades observables. Tiene dificultad al iniciar interacciones sociales y demuestra claros ejemplos de respuestas atípicas o no exitosas a las aproximaciones sociales de otros. Puede aparentar una disminución en el interés a interaccionar socialmente. Rituales y conductas repetitivas causan interferencia significativa con el funcionamiento en uno o más contextos. Resiste intentos de otros para interrumpir rituales y conductas repetitivas o ser apartado de un interés fijo.